SIGUE SONRIENDO

Hace 5 meses | Escrito por Genaro Vilte

El Glorioso continúa con la racha y esta vez venció 2 a 0 a Juventud Unida de Gualeguaychú en El Gigante. Rubén Mambrú Villarreal marcó el doblete para que Gimnasia sume su tercer victoria al hilo y con el mismo resultado para mantenerse en zona de clasificación en la Zona 2.

Nuevamente una noche de Gigante, esta vez la cita era frente a Juventud Unida de Gualeguaychú quien se encontraba última y en zona de descenso.

El encuentro arrancaba tras el pitido del polémico árbitro de la noche, Gastón Monson Brizuela, a quien los albos le dieron una calurosa bienvenida y estadía toda la noche.

Gimnasia dominaba el encuentro pero no generaba demasiado peligro en el área rival. Por su parte, el conjunto entrerriano sólo hacía sombra en cada jugada millonaria.

El Albo intentaba e intentaba con los avances de Diego Cardozo y la creación de Walter Busse. Hizo disparos desde fuera del área pero todo seguía igual.

Llegado el minuto 28 llegaría un córner a favor de Gimnasia. El encargado era Walter Busse, quien lanzó la pelota al área chica y ésta pegó en la mano el defensor rival, Gastón Palacios: penal para el Glorioso.

El encargado fue Rubén Mambrú Villarreal, quién definió fuerte y al medio para vencer la valla del arquero rival, Emilio Rébora. El Albo se ponía arriba en el marcador merecidamente. Festejo y euforia en El Gigante.

Luego del gol, el encuentro seguía teniendo la misma tónica pero con un agregado más: Juventud Unida empezaba a proponer el roce más allá de lo común y esto le costaría caro.

Llegado el minuto 42 el conjunto rival se quedaría con un jugador menos tras una plancha desmedida de Emiliano Soria que fue penalizada con roja directa.

Final del primer tiempo con ventaja mínima.

La segunda mitad arrancaba con el planteo esperado: un Gimnasia que dominaba la pelota mientras que Juventud Unida sólo atinaba a replegarse y a buscar alguna contra que cambie la historia.

El partido entraría en un bache ya que el Albo era dueño del balón pero no sabía cómo ser profundo. Pases entre defensores, poca creatividad y pelotazos sin destino caracterizaban a esta etapa del partido.

Gimnasia buscaba el gol de la tranquilidad y que defina el partido. Éste llegaría en el minuto 31: conexión ofensiva entre Joel Martínez y Walter Busse, para que éste último habilite a Rubén Mambrú Villarreal, quien le pegaba fuerte y al segundo palo para vencer nuevamente la valla de Emilio Rébora. Locura y alivio total en el Gigante.

El encuentro ya estaba liquidado, sólo faltaban que corran los minutos para su finalización. 

Gimnasia seguía con actitud ofensiva pero ya se conformaba con el resultado, pasaban los minutos hasta que el no grato, Gastón Monson Brizuela, le ponía fin a la noche del miércoles junto al Glorioso.

El Albo se quedó con los tres puntos en casa, consiguió una racha de tres partidos ganados al hilo y con el mismo resultado, detalle no menor. Mantuvo la valla invicta y mostró buena sintonía de juego, esto denota sin dudas un cambio en el chip del plantel sumado a la llegada de los refuerzos.

El Millonario se mantiene en zona de clasificación y alejado de los puestos de descenso en la Zona 2. Debe pulir muchos detalles pero se nota un cambio anímico y futbolístico en el plantel que es fundamental para no perderle pisada a los de arriba.

El próximo domingo desde las 15 hs y por la Fecha N° 15, Gimnasia se enfrentará a su homónimo de Concepción del Uruguay en Entre Ríos.


FOTO: Walter Echazu - El Tribuno

Mundo AlboGimnasia y TiroGyTAlboGanoGigante del Norte

Te puede interesar

Deja un comentario